Bienvenidos a

Finca Savina

Finca Savina

Los queremos invitar a sentir como nuestra familia vive y vibra la industria vitivinícola, a través de un viaje en el tiempo en nuestra Combi Volkswagen que es testigo de nuestra historia.

Abelardo Savina, fundador y creador de la marca junto a su hijo y nieta conserva aquel vehículo que viste nuestras etiquetas como señal de que no importa en qué viajes porque la pasión con la que lo hagas te va a llevar a cumplir todo aquello que imagines.

Siempre el sueño fue volver a trabajar la tierra, con la vista puesta en la Cordillera de Los Andes, y gracias a esa VW el sueño se hizo realidad.

Te invitamos a sentir con todos nuestros sentidos nuestra línea honor a la familia, Finca Savina

Nuestra Historia

Abelardo y Ángela, los abuelos de nuestra enóloga Guadalupe Savina, siempre soñaron con volver a tener tierra para poder producir frutos y hortalizas para su consumo propio y poder trabajar con sus manos la tierra donde vivirían anécdotas y construirían más recuerdos para la familia…

Pero ese deseo se fue transformando en la cabeza de Abelardo en una oportunidad con la que muchos mendocinos sueñan seguramente, producir vinos, entonces la pequeña propiedad se convirtió en una finca de 14 hectáreas, con 9ha plantadas con Bonarda, Petit Verdot, Malbec y Merlot, que es la estrella de nuestra línea Savina.

Y de esa manera toda la familia terminó involucrándose en el sueño que se hizo realidad, en el 2017 se adquirió la finca, y en el 2018 se erigió la bodega tal como la podemos observar; una nave que emula la Cordillera de Los Andes, hecha de piedra como las increíbles paredes de nuestra montaña y la parte superior que imitan las nieves eternas del Cordón del Plata que podemos observar perfectamente desde nuestra terraza.

Con una capacidad de producción propia de 60000 litros, nuestra bodega boutique quiere mantenerse como un proyecto familiar, Ángela y Abelardo están a cargo del cuidado de los olivos, viñedos y también de la huerta que se encuentra en la parte sur-oeste de la bodega, su hijo Raúl que lleva adelante las obras de cuidado, mantenimiento y administración de la bodega y nuestra joven enóloga Guadalupe nieta de ambos, que lleva adelante el área de enología, así como también se involucra con el área de turismo, marketing y comercialización mientras los vinos reposan para estabilizarse y salir al mercado.

Todos los miembros de la familia tienen un rol importante, y seguramente los vamos a ir encontrando a medida que transcurra la visita.

La Importancia del Terroir

¿Cuál es realmente la razón por la que se compra esta finca en particular? Si bien tenemos las cepas insignias de Mendoza plantadas en la propiedad, Marbec y Bonarda, la característica particular del terroir; palabra francesa que está nuevamente de moda y que significa la combinación de composición de suelo, clima y capital humano; son extremadamente interesantes para el mundo de la vitivinicultura.

Lunlunta es una región tiene tanta identidad en materia de vinos, que ganó su propio protagonismo ya desde fines del siglo XIX. Ubicado en la margen norte del río Mendoza, y al este de Perdriel, está formado por las terrazas aluviales del río en torno a los 850 metros sobre el nivel del mar. Las más bajas, conocidas como Bajo Lunlunta, son muy pedregosas. Las más altas, más arenosas. Es una zona en la que destacan los Malbec: profundos y musculosos, también, ofrecen un tanino tan redondo y pulido, que se ha ganado fama.

La bodega tiene una mezcla de estos dos suelos, dándonos una riqueza organoléptica increíble en nuestros vinos, cuando hagamos la degustación van a poder notar lo que estamos hablando.

.
.
Previous
Next

El Nuevo Mundo del vino busca volver a lo natural, dejando de utilizar recursos que son difíciles de conseguir como el roble para producir barricas y el alcornoque para hacer corchos naturales, basando la producción del vino en un profundo conocimiento del suelo, e cual genera un gran impacto en las sensaciones organolépticas del vino. Volviendo a estudiar el suelo, el clima y poniendo el capital humano a imaginar y soñar con vinos que sean reconocidos mundialmente, trayendo el termino Terroir usado en Europa desde hace siglos   al presente. Valle de Uco es uno de los primeros en hacer apelación de origen, en zonas conocidas como Gualtallary, El Cepillo, Chacayes entre los más conocidos, en Luján por ejemplo Agrelo y Las Compuertas son regiones de renombre. El departamento de Maipú teniendo en cuenta lo favorable que es su suelo para la producción de vitis vinífera busca poner bajo el foco la región de Lunlunta, ya que ofrece un gran abanico de composición de terroir y nos da una oferta increíble de vinos.

SUELO Y AGUA: La uva, a través de su piel y sus raíces irá tomando características tanto del suelo como del clima.

 

A través de sus raíces tomará agua que genera el volumen de jugo para la producción del vino, dependiendo de decisiones enológicas en conjunto con las agronómicas se decidirá cuantos racimos de uva cargará cada planta teniendo en cuenta la calidad de vino que se busca.

 

Ejemplo con la vida real:

Si tuviese 10 hijos, en Argentina, chiste nacional, sería muy difícil para mí poder darles una educación de calidad, que todos hagan deporte y estudien idiomas.

En cambio sí dedicara mis recursos solo a dos sus posibilidades sería mayores.

 

Lo mismo sucede con la Vid, mientras más racimos dejamos en la planta, la misma tendrá que dividir sus cualidades a los mismos, en cambio, durante la época que llamamos verde, Septiembre-Agosto, podemos podar varios de esos racimos y dejar según la calidad que deseamos expresar en nuestros vinos. En Bodega Finca Savina tenemos control junto a nuestro enólogo de la cantidad de racimos por planta que necesitamos para el total de 60000 litros de vino. 

 

Por el agua viajarán distintos componentes del suelo que darán características sensoriales a nuestros vinos, por ejemplo, el limo y la arcilla que ayudan a que se destaquen los aromas primarios de la uva (frutales, especias, florales), y el calcáreo que nos dará la mineralidad, entre otros.

 

CLIMA Y SOL: Del clima podemos nombrar varias acciones que generan impacto en la uva, pero vamos a nombrar primero el más importante que viene del sol y tiene que ver con la insolación que “sufre” la uva. La piel de la uva tenderá a engrosarse debido a la gran exposición solar que recibe, debido a que los viñedos están plantados de Norte a Sur, haciendo que el sol se refleje en los racimos en todo su camino de este a oeste, y en forma de espaldero, el cual permite la entrada de los rayos a los callos.

La piel está engrosando permanentemente la piel para formar una película polarizada, es decir, protegiendo su interior del sol, principalmente a su hija, la semilla. 

Con las heladas pasa lo mismo, se engrosa más para proteger a la semilla y el jugo en su interior de un congelamiento.

 

A NOSOTROS, esa súper protección nos interesa, porque más gruesa la piel, más antocianos, generadores del color, y más taninos, que nos dan estructura a nuestro vino, entre otros.

CAPITAL HUMANO Y CORAZÓN: Y luego un elemento fundamental del TERROIR es el capital humano, todos aquellos que estamos tomando decisiones sobre la producción de vinos.

Que no empieza allá adentro, en la bodega, inclusive para la familia Savina empezó a la hora de buscar un lugar para comenzar su historia como productores, eligieron como querían que fuera el vino que iban a producir y encontraron este lugar mágico, con todas estas características que lo hacen un terroir único, Lunlunta.

Inclusive tenerlos acá es una decisión que está dentro del ecosistema del terroir, ya que la opinión que ustedes nos compartan hoy sobre nuestros vinos nos llevara a tomar decisiones en el futuro.

El equipo en Bodega Finca Savina está compuesto por gente que está desde que inició el proyecto, enóloga, agrónomo, encargado de finca, encargado de bodega, e inclusive nosotros que estamos en el área de turismo que podemos participar de la producción de vinos, aprendiendo desde la cosecha hasta la guarda de nuestros productos.

La Bodega

Para serles sinceros, los dueños de la bodega son fanáticos del orden, y eso hace que el trabajo sea prolijo, eficiente y ordenado dentro de la nave principal. Tiene capacidad para 200 mil litros, sin embargo la familia decide producir vino tino sólo con la uva que produce en Lunlunta, recuerden: Malbec, Merlot, Petit Verdot y Bonarda, solamente el vino blanco por una cuestión de gustos se produce en una pequeña parcela en Gualtallary, Valle de Uco al igual que el espumante de nuestra línea Savina, ya que en ese tipo de suelos encontramos la oportunidad de producir vinos frescos y frutados, con una acidez muy agradable en boca.

Pero ese deseo se fue transformando en la cabeza de Abelardo en una oportunidad con la que muchos mendocinos sueñan seguramente, producir vinos, entonces la pequeña propiedad se convirtió en una finca de 14 hectáreas, con 9ha plantadas con Bonarda, Petit Verdot, Malbec y Merlot, que es la estrella de nuestra línea Savina.

Y de esa manera toda la familia terminó involucrándose en el sueño que se hizo realidad, en el 2017 se adquirió la finca, y en el 2018 se erigió la bodega tal como la podemos observar; una nave que emula la Cordillera de Los Andes, hecha de piedra como las increíbles paredes de nuestra montaña y la parte superior que imitan las nieves eternas del Cordón del Plata que podemos observar perfectamente desde nuestra terraza.

Con una capacidad de producción propia de 60000 litros, nuestra bodega boutique quiere mantenerse como un proyecto familiar, Ángela y Abelardo están a cargo del cuidado de los olivos, viñedos y también de la huerta que se encuentra en la parte sur-oeste de la bodega, su hijo Raúl que lleva adelante las obras de cuidado, mantenimiento y administración de la bodega y nuestra joven enóloga Guadalupe nieta de ambos, que lleva adelante el área de enología, así como también se involucra con el área de turismo, marketing y comercialización mientras los vinos reposan para estabilizarse y salir al mercado.

Todos los miembros de la familia tienen un rol importante, y seguramente los vamos a ir encontrando a medida que transcurra la visita.

 

Los tanques de acero inoxidable de pequeños tamaños nos permiten un gran control sobre el proceso de maceración y fermentación una vez que nuestras uvas pasaron por la sala de vendimia.

La cosecha en la bodega se realiza entre finales de febrero y principios de abril teniendo en cuenta el clima.

  • El clima de Mendoza es particularmente muy parecido año tras años, llueven alrededor de 200ml anuales, PERO, el año 2020 fue un año con mucho calor en enero y febrero lo que hizo que las uvas maduraran mucho antes, debido a la rápida maduración generaron una alta concentración de azúcar en el jugo la que se tradujo en altos grados de alcohol, fue un año que nos demandó estar todos los días al lado de las hileras prestando atención a estos aumentos de grados brix (miden el azúcar en el grano)

El 2021 por el contrario ha sido un año frío y de muchas lluvias, así que la maduración fue lenta, y nuestra Bonarda, por ejemplo, fue cosechada el último día de marzo.

En la sala de vendimia podemos ver cinta seleccionadora, y despalilladora, luego los granos de uva se trasladan por el equipo de enfriamiento para detener la fermentación con levaduras indígenas (las que se encuentran sobre la piel del grano) y para empezar el proceso de maceración en frío, donde se espera extraer la mayor cantidad de componentes de las pieles para favorecer a las cualidades organolépticas de nuestros vinos.

Luego se cultivaran levaduras seleccionadas por nuestra enóloga y comenzaremos el proceso fermentativo.

La fermentación es el proceso por el cual el jugo de uva e convierte en alcohol, es decir, las levaduras comerán el azúcar en el jugo que se transformará en dióxido de carbono, glicerol y alcohol.

En el caso de vinos tintos y blancos el CO2 se deja escapar por la parte superior de los tanques, en el caso del espumante no. El glicerol es lo que le da cierta densidad a nuestro vino y el alcohol lo que le da peligro a una degustación. 

A medida que transcurre la fermentación y con el fin de seguir extrayendo el color y los taninos de las pieles realizamos remontajes, los cuales consisten en mover el vino, usando mangueras conectadas con las distintas bocas de los tanques.

Una vez terminada la fermentación, se retiran los sedimentos y empieza el proceso de estabilizar el vino, parte de lo más divertido del trabajo del enólogo es decidir si va a hacer un nuevo corte, o blend probando el contenido de cada tanque y mezclándolos hasta encontrar un vino perfecto en lo visual, aromático y gustativo. 

En el caso de la línea Savina no se utilizan barricas de roble, lo más importante es destacar el TERROIR de Lunlunta y la capacidad de nuestro capital humano de hacer grandes vinos que puedan competir por un lugar en los paladares de todos.

.
.
Previous
Next

Nuestras Líneas de Vinos

FINCA SAVINA

CHARDONNAY, BONARDA, PETIT VERDOT, MALBEC Y MERLOT

Nuestra línea Finca Savina nace con la voluntad de honrar la familia, recordar a todos aquellos que son parte del camino que nos guio a estar en este aquí y ahora, rodeados de viñedos que necesitaban los cuidados de nuestras manos, para recuperarlos y así poder producir vinos que representen el “terroir” de Lunlunta, Maipú.

Nuestra línea de entrada busca poder llegar a los distintos paladares de los mendocinos y aquellos que gusten de nuestras etiquetas, responden a distintas necesidades y gustos, para aquellos que buscan frescura, fruta y facilidad para tomar el vino, así como también para aquellos que eligen vinos estructurados, especiados y más herbáceos. 

Son vinos muy honestos, producidos de manera que respeten las propiedades organolépticas de las uvas que producimos en Mendoza, y que de a poco hacen reconocida a nuestra provincia como una potencia mundial de la vitivinicultura. Y también invitan a reconocer las hermosas características del suelo, el clima y de la hermosa gente de Lunlunta.

Las pasiones no tienen forma, son fuerzas libres que están disponibles para nosotros todo el tiempo, depende de cada uno agarrarse fuerte de su pasión, no tenerle miedo a la velocidad, vivir la vida, y sentirse felices con lo que uno elige.

De colores rojos rubíes intensos, aromas a frutos rojos maduros y levemente especiados, de taninos elegantes y estructurados, nuestro blend Fuerza Libre busca llenarte de valentía para ir detrás de todos tus sueños.

Esta línea fue creada para nuestro capitán, Raúl Savina, quien es una mezcla de mente, corazón y pasiones, por eso se tratan de vinos blend, es decir, una mixtura de las uvas más nobles de nuestra finca. 

Raúl es aquel que nos empuja a perseguir nuestros sueños, pero al mismo tiempo nos mantiene centrados en los objetivos y los pies en la tierra, es quien nos ayuda a vivir en el equilibrio que conquista aquello que buscamos crear.

Dicen que las anécdotas de nuestros abuelos traen más enseñanzas de la vida que cualquier escuela, que vienen cargadas por amor al trabajo y a la tierra, que nos comparten un pedacito de la cultura de nuestra tierra y de nuestra ciudad. Y que si bien son otros tiempos, traerlas al presente nos conectan con nuestra historia. 

Abelardo no cuenta historias, es parte de la historia de la vitivinicultura, es de esos colaboradores de las bases de una industria que posiciona a Mendoza dentro de las capitales mundiales del vino, desde que comenzó a contribuir a la misma con tecnología para mejorar los procesos de producción. Se codea con aquellos cuyos nombres nos traen recuerdos de confianza en el suelo mendocino. Aquellos que honramos por darnos una industria en la que trabajar.

Abelardo nos conecta con la cultura y la historia y nos da pie a crear hoy vinos que sigan construyendo esta hermosa industria que tanto queremos. 

Es un viejo sabio, ¡sabe de todo! Y aún tiene la capacidad de sorprenderse, y alentar las creaciones de su nieta y enóloga Guadalupe Savina. 

Aún no tenemos una línea en su honor, pero seguramente le podríamos dedicar nuestro espumante, fresca y alegre es la que conecta las historias de AB y el presente joven y prometedor de Bodega Finca Savina.